lunes, 18 de abril de 2016

Hay que empezar bien el día, a tope con los desayunos.

He de reconocer, que cuando me toca madrugar, soy incapaz de ingerir nada sólido, pero siempre que tengo algo de tiempo me lo tomo con calma y disfruto del momento.


Son varias las páginas web en las que nos podemos informar de las características que ha de tener un desayuno saludable y la importancia de este. Lo fundamental, en mi opinión, es que la eliminación de ese ayuno nocturno nos despierta el cerebro y nos prepara para afrontar el duro día que nos espera. El gran problema es, que nuestra ajetreada vida, muchas veces, hace que nos sea imposible tomarnos el tiempo suficiente para realizar el ritual del desayuno con la calma que merece.

Mi objetivo al escribir esta entrana, no es comentaros lo bueno que es para la salud desayunar en condicones, que debeis tomar, al menos, un alimento perteneciente a los grupos; frutas, lácteos, y cerales, pudiendo añadir proteinas y algo de grasa. Ni quiero convenceros, diciendo que un desayuno completo y saludable ayuda a prevenir la obesidad. Simplemente quiero transmitir mi pasión por el "momento desayuno", no es sólo lo que coma, es el tiempo de disfrute que supone comenzar el día sentándose a realizar una de las acciones que más me gustan, comer, que le vamos a hacer, soy muy zampona. Y no es que sea antisocial, pero es una de las comidas que no me importa hacer sola en una cafetería, porque, como ya he dicho, lo que me hace ser su fan, es el momento, ese tiempo en el que me concentro y pienso en lo que haré durante el día, organizo mi mente y me relajo antes de enfrentarme al rítmo imparable del día.


Prepárate para un nuevo día con una mente abierta y un gran desayuno que te haga desplegar toda tu energía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada